« Otras obras | Main | Mi cuento favorito. »

La tortura emocional de “No oyes ladrar los perros”

Leí “No oyes ladrar los perros” en jueves al principio del día. No podía pensar profundamente en este cuento porque podía ver que el resultado no sería bueno. Detesto las palabras que el padre se usa con su hijo. Me siento que los rasgos malos del hijo eran presente debido a su padre. El padre no tiene pensamientos buenos a su hijo. No tiene la confianza en el chico. Durante el cuento, pensaba en mi hijo y me duele el corazón. No podía hacer nada después. Es increíble que un texto de ficción pueda tener un efecto tan grande en la persona.